Grupo Menarini Centro América y del Caribe
Siguenos en instragram Siguenos en instragram

5 síntomas que pueden ser intolerancia a la lactosa

5 síntomas que pueden ser intolerancia a la lactosa

familia-lacto-digestomen-2021-1200x484.jpg

¿Algunas comidas te provocan dolor estomacal, hinchazón, gases o flatulencias, ruidos en el estómago o episodios de diarrea? Si te sucede después de comer alimentos o postres que contienen lácteos, estos pueden ser síntomas de intolerancia a la lactosa. 

Se estima que el 80% de la población mundial es intolerante a la lactosa en mayor o menor grado, aunque la prevalencia varía según los grupos étnicos.2 En Centroamérica y el Caribe, entre el 60% y el 80% de la población padece esta condición.3


¿Qué es la intolerancia a la lactosa?


La intolerancia a la lactosa es una condición común en la que existe un déficit de una enzima llamada lactasa, que es necesaria para procesar la lactosa, un tipo de azúcar que se encuentra en la leche y sus derivados. 

La lactasa se produce en el intestino delgado. En la infancia, esta enzima es vital para la nutrición, pero al pasar los años, va disminuyendo en el cuerpo. 

Cuando tienes deficiencia de esta enzima, la lactosa de los alimentos que consumes se desplaza hasta el colon en lugar de procesarse y absorberse. En el colon, las bacterias comunes interactúan con la lactosa no digerida y esto provoca los síntomas de intolerancia a la lactosa.1


¿Qué hacer para evitar los síntomas?


Algunas personas pueden consumir productos lácteos en pequeñas cantidades sin tener molestias. Otros aprenden a identificar los productos que les afectan y en qué cantidad pueden asimilarlos. Usualmente, el yogur y los quesos curados se toleran mejor. 

Si sospechas que puedes ser intolerante a la lactosa, acude a tu médico para que te realice algunas pruebas y confirme el diagnóstico o verificar si se trata de otra condición y así tener un tratamiento adecuado. 

Como parte del tratamiento te pueden recomendar la toma de una dosis de lactasa, lo que ayudará a que puedas consumir los alimentos lácteos sin que esto te afecte. 

Como parte de tus cuidados, es importante que aprendas a leer las etiquetas nutricionales y los prospectos de las medicinas, ya que algunos productos, como panes, sopas, embutidos, aderezos y golosinas, así como ciertos medicamentos, también contienen lactosa.

Cuando vas a un restaurante, pregunta siempre si han utilizado ingredientes que contienen lactosa en la preparación del plato que ordenas. Puedes tomar tu tratamiento recomendado, para evitar inconvenientes. 

El acompañamiento de tu médico y tu educación como consumidor contribuirán a un buen manejo de la intolerancia a la lactosa para que disfrutes de los sabores de la vida.

Referencias:

  1. Mayo Clinic. Intolerancia a la lactosa. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/lactose-intolerance/symptoms-causes/syc-20374232
  2. Revista Española de Enfermedades Digestivas. Vol. 98 no.2 Madrid, feb. 2006. Intolerancia a la lactosa.  https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-01082006000200009
  3. Sahi, T. Genetics and epidemiology of adult-type  hypolactasia. Scand J Gastroenterol Suppl. 1994;202:7-20.

Copyright Grupo Menarini Centroamérica y el Caribe 2020. All rights reserved.